Donate
‹ Back
Derechos Humanos 18 December 2019

Informe de la política pública: Interrupciones de Internet

Nota del editor: “Informe de políticas públicas: Las interrupciones de Internet” fue publicado originalmente en noviembre de 2017. Esta es una versión actualizada, a diciembre de 2019.

Introducción

Las restricciones al acceso a Internet están en aumento a nivel global,[1] con frecuentes noticias de interrupciones del acceso a Internet ordenadas por los gobiernos. Impulsados en gran medida por cuestiones políticas y de seguridad nacional, los cierres de Internet por orden del Estado se han convertido en la “nueva normalidad” en muchos países.

Las Naciones Unidas consideran que desconectar a los usuarios del acceso a Internet, independientemente de la justificación proporcionada, incluso por violar la ley de derechos de propiedad intelectual, es desproporcionada y, por lo tanto, constituye una violación del artículo 19, párrafo 3, del Pacto Internacional de Asuntos Civiles y Derechos Políticos. También hace un llamamiento a todos los Estados para garantizar que se mantenga el acceso a Internet en todo momento, incluso en tiempos de inestabilidad política.[2]

Cuando los gobiernos del mundo se han comprometido a aprovechar el poder de Internet y las Tecnologías de la Información y la Comunicación (TIC) para alcanzar los objetivos de la ONU sobre desarrollo sostenible en áreas tales como educación, salud y crecimiento económico, aislar a poblaciones enteras del acceso a Internet es extremadamente contraproducente.

Este informe de políticas destaca una serie de externalidades vinculadas a los cierres de Internet y hace un llamamiento a los responsables políticos para que “lo piensen dos veces” al considerar restringir el acceso como manera de abordar los desafíos de las políticas.

Definición de “cierre de Internet”

Un cierre de Internet es una interrupción deliberada de las comunicaciones por Internet que las hace inaccesibles o efectivamente no disponibles respecto de cierta población, ubicación o modo de acceso, a menudo para ejercer control sobre el flujo de información.[3] El cierre de Internet puede ocurrir a nivel nacional, cuando ningún usuario de un país puede acceder a Internet, o a nivel subnacional (local), cuando se corta el acceso a Internet móvil o fijo en un estado, ciudad u otra área localizada. A los fines de este documento informativo, el bloqueo de aplicaciones/contenido debe considerarse independiente y distinto. Consulte las Perspectivas de Internet Society (ISOC) sobre el bloqueo de contenido en Internet: visión general para obtener información adicional sobre tales acciones.

Dónde estamos

Los cierres de Internet comenzaron a llamar la atención mundial durante la revuelta de Egipto en 2011, cuando las autoridades cerraron Internet durante casi una semana para interrumpir las comunicaciones de los manifestantes.[4] Desde entonces, el uso de los cierres de Internet como herramienta para fines políticos aumentó de manera sostenida: según Access Now, se documentaron 196 cierres de Internet en 2018, lo que representa un aumento en comparación con 106 cierres en 2017 y 75 en 2016.[5] Con 114 cierres en 23 países en los primeros seis meses de 2019, según Access Now y la coalición #KeepItOn, la tendencia no muestra indicios de desaceleración. Si bien el fenómeno es global, las tendencias actuales indican que India y Pakistán lideran con la mayor cantidad de cierres documentados, seguidos por las regiones de Medio Oriente y África del Norte (MENA) y África subsahariana.[6] De estos cierres, solo una fracción es reconocida por el gobierno o la entidad que los ordenó.

Access Now señala que los gobiernos que implementan cierres de Internet históricamente usan justificaciones similares para ordenar los cierres, pero que estos raramente coinciden con lo que los observadores pueden concluir es la verdadera motivación. En 2018, los fundamentos oficiales incluyeron combatir las “noticias falsas” (propiamente llamadas desinformación e información errónea), los discursos de odio y la violencia relacionada; garantizar la seguridad pública y la seguridad nacional; medidas de precaución, y prevenir la trampa durante exámenes, entre otros.[7]

En este contexto, son cada vez más los gobiernos, empresas, organizaciones cívicas, organismos de la comunidad técnica e individuos que se pronuncian en contra de los cierres de Internet.[8] La coalición Keep It On![9], por ejemplo, incluye a más de 200 organizaciones de casi 100 países.

Consideraciones clave

Los cierres de Internet tienen un impacto de gran alcance en materia técnica, económica y de derechos humanos. Socavan la confianza de los usuarios en Internet, poniendo en marcha una serie de consecuencias para la economía local, la fiabilidad de servicios fundamentales en línea del gobierno e incluso para la reputación del propio país. Los encargados de formular políticas deben considerar estos costos junto con los imperativos de seguridad.

Impacto técnico

Cuando se produce un cierre completo de Internet en un país determinado, el impacto técnico puede extenderse más allá de las fronteras del país hacia el resto de la Internet global. Ser parte de una red interconectada significa tener responsabilidad frente a la red en su conjunto, y los cierres tienen el potencial de generar riesgos sistémicos.

El daño físico deliberado a la infraestructura, como cortar cables de fibra óptica, es probablemente el método más extremo para implementar un cierre de Internet. Para varios países, el daño físico a los cables de telecomunicaciones es particularmente problemático debido a que son estados de tránsito.[10] Por ejemplo, Egipto se encuentra en una posición geográfica única por donde cruzan físicamente múltiples cables de alta capacidad que van desde el este de Asia, a lo largo del Océano Índico, a través del Mar Rojo y del Mediterráneo hasta Europa occidental, como se muestra en la figura a continuación. Varias de las líneas llegan a tierra en el Canal de Suez y pasan por tierra a través de El Cairo antes de ingresar al Mar Mediterráneo en Abu Talat o Alejandría. Debido a esto, cortar cables de fibra óptica para cerrar el acceso de Egipto a la Internet global sería una propuesta peligrosa, ya que podría también eliminar buena parte de las conexiones de telecomunicaciones entre Asia y Europa occidental.

Figura 1: Mapa de Infrapedia donde se muestran los múltiples cables de telecomunicaciones que cruzan Egipto (Fuente: Infrapedia)

Los servicios o aplicaciones basados en la web desarrollados y alojados en un país determinado a menudo se vuelven populares entre expatriados o emigrantes, y estas comunidades extendidas suelen utilizarlos para mantener la comunicación, transferir dinero o comprar productos. Se pueden utilizar otros servicios y aplicaciones alojados en toda la cadena de suministro global de una organización internacional. Si bien un cierre de Internet en el país anfitrión se centra en interrumpir el acceso en ese país, en última instancia bloquea el acceso a estos servicios y aplicaciones del resto de la Internet global, cortando las comunicaciones interpersonales esenciales, las transacciones financieras y los flujos de trabajo empresariales.

Los cierres de Internet a gran escala también pueden tener un impacto perjudicial en el sistema de nombres de dominio (DNS). En algunas situaciones, los cierres se implementan de forma asimétrica: se impide que el tráfico de la Internet global llegue al país que padece el cierre, pero el tráfico del país aún puede llegar a la Internet global. En ese caso, se produce un aumento en las solicitudes de DNS a medida que los sistemas del país afectado intentan en vano resolver nombres de host de manera reiterada: los servidores DNS envían respuestas, pero los sistemas de origen nunca las reciben, por lo que estos sistemas siguen reenviando las solicitudes.[11] Dependiendo de la capacidad de recuperación de la infraestructura del DNS autoritativo, este aumento de carga podría ralentizar el tiempo de respuesta del servidor o hacer que los servidores no estén disponibles. Además, algunos usuarios han configurado solucionadores de DNS de respaldo fuera de sus proveedores de servicios locales. Si estos resolvedores locales no logran completar las búsquedas solicitadas, los clientes conmutarán por error a estos resolvedores de respaldo. Potencialmente, esto puede dar lugar a que la información “se filtre” a resolvedores y proveedores de servicios fuera del país, así como a la creación de una carga inesperada adicional en esta infraestructura de resolución.

La política de enrutamiento en Internet se basa en las relaciones entre Sistemas Autónomos (ASes), y las relaciones pueden ser de cliente a proveedor y par a par. En ambos casos, las interconexiones pueden cruzar las fronteras nacionales y una red podría sufrir una reducción de la disponibilidad y un aumento de la latencia como daño colateral si la red del proveedor de acceso o del par se ve afectada por un cierre de Internet, a pesar de que los dos están en países diferentes.

Finalmente, si los cierres de Internet se utilizan como un medio contundente para bloquear el acceso de manera local a un determinado servicio o aplicación, el acceso a otros servicios no relacionados también puede verse afectado como daño colateral. Por ejemplo, cerrar el acceso a Internet para bloquear el acceso a los servicios de medios sociales también limitará el acceso local a aplicaciones de transporte compartido y transporte en taxi basadas en Internet, lo que probablemente creará una interrupción importante en los servicios de transporte.

Impacto económico

Los cierres de Internet afectan las economías de diversas maneras, alterando la productividad y generando pérdidas monetarias en transacciones donde el tiempo es un factor clave.

Varios estudios[12] han determinado que los cierres tienen un impacto real en el producto bruto interno (PBI) de los países. Por ejemplo, una investigación realizada por la Brookings Institution[13] muestra que los cierres de Internet costaron a los países alrededor de USD 2,4 mil millones entre el 1 de julio de 2015 y el 30 de junio de 2016, siendo la India el país que sufrió las pérdidas máximas (USD 968 millones). Según un informe de CIPESA, África subsahariana perdió hasta USD 237 millones por cierres de Internet desde 2015.[14] En países donde la banda ancha móvil está aumentando, un informe realizado por Ericsson en 2017 concluyó que cuando la penetración de la banda ancha móvil aumenta en un 10%, se genera un aumento en el PBI del 0,6 al 2,8%, lo que significa que incluso el cierre de la infraestructura móvil tendrá un impacto económico.[15]

Un estudio de 2016 de Deloitte[16] señala:

Los impactos de un cierre temporal de Internet cobran magnitud en la medida en que un país se desarrolla y surge un ecosistema en línea más maduro. Se estima que para un país altamente conectado a Internet, el impacto diario de un cierre temporal de Internet y todos sus servicios sería en promedio de USD 23,6 millones por cada 10 millones de habitantes. Con niveles más bajos de acceso a Internet, el impacto promedio estimado del PBI asciende a USD 6,6 millones y a USD 0,6 millones por cada 10 millones de habitantes para economías de conectividad a Internet media y baja, respectivamente.

Si bien estos estudios no se han actualizado en los últimos años, las cifras vinculadas a cierres más recientes están disponibles:

  • Se estima que en 2018, un cierre de Internet en la República Democrática del Congo tuvo un costo económico de USD 3 millones por día.[17]
  • Según informes, un cierre de Internet en enero de 2019 en Zimbabue le costó al país USD 5,7 millones cada uno de los seis días que no estuvo disponible.[18]
  • Se estimó que en Sudán, un cierre de Internet de un mes de duración en junio de 2019 le costó al país más de mil millones de dólares, o casi el uno por ciento del PBI del país.[19]

Más allá de los impactos macroeconómicos, los cierres también afectan a las empresas y las PYME de maneras muy tangibles. Por ejemplo, a principios de 2017, un cierre que duró 94 días afectó a la parte anglófona de Camerún, una región que también se conoce como “Silicon Mountain”. Se informaron innumerables historias sobre emprendedores locales que perdieron contratos y no pudieron realizar transacciones importantes, lo que provocó pérdidas de dinero, cierres de negocios y despidos de empleados.[20] India experimenta cierres frecuentes a nivel estatal, y los estados que dependen en gran parte del turismo, inclusive Cachemira, Darjeeling y Rajastán, fueron testigo de las grandes pérdidas acarreadas por empresas vinculadas al turismo debido a los cierres de Internet. Los cierres limitaron la comunicación entre empresas y clientes e impidieron que los clientes accedieran a las plataformas de reservas, lo que perjudicó la reputación de los hoteles. Además, la falta de conectividad a Internet como resultado de los cierres afecta la capacidad de las pequeñas empresas para realizar actividades de alcance y obstaculiza la capacidad de los turistas para descubrir servicios y negocios locales mediante aplicaciones y plataformas en línea.[21]

A pesar del impacto en toda la economía, las empresas que dependen en gran medida de transacciones electrónicas están particularmente expuestas a consecuencias muy graves. Por ejemplo, los pagos electrónicos se están volviendo cada vez más comunes no solo en el mundo desarrollado sino en muchos países en desarrollo.[22] En países como la India, donde el gobierno ha lanzado un ambicioso plan para la desmonetización y los pagos digitales, los cierres frecuentes de Internet en varios estados contradicen directamente las perspectivas de la economía digital.[23]

Si bien los cierres aumentan los riesgos financieros y de reputación en los que incurren las empresas de tecnología de la información y comunicación (TIC) y sus inversores,[24] los impactos económicos secundarios resultantes de un clima de incertidumbre pueden desalentar la inversión extranjera y repercutir en una amplia gama de sectores, inclusive la educación, la salud, la prensa y los medios de comunicación y comercio electrónico[25] La herramienta de costo de cierre de NetBlocks (COST) utiliza indicadores del Banco Mundial, la Unión Internacional de Telecomunicaciones (ITU) y el Censo de los Estados Unidos para calcular el impacto económico de un cierre de Internet.

Impacto en los Derechos Humanos

Las personas dependen habitualmente de Internet para mantenerse en contacto con familiares y amigos, crear comunidades locales de interés, publicar información de carácter público, exigir cuentas a las instituciones, acceder a información y compartirla. Con ese fin, se puede argumentar que el acceso a Internet no se puede distinguir del ejercicio de la libertad de expresión y opinión y el derecho a reunirse pacíficamente. Estos derechos, reconocidos en la Declaración Universal de Derechos Humanos y reflejados en las Constituciones de muchos de los países donde ocurren esos cierres, confían a los gobiernos la responsabilidad de respetarlos y proteger el disfrute de ellos por parte de los ciudadanos. Según lo declarado por el Consejo de Derechos Humanos de la ONU en 2012 y reafirmado desde entonces, las personas deberían disfrutar de las mismas protecciones de estos derechos, ya sea en contextos en línea o fuera de línea.[26]

Como tal, los cierres de Internet, en particular aquellos que desactivan todos los medios de comunicación, deben considerarse como posibles violaciones a los derechos humanos. Si bien derechos tales como la libertad de expresión no son absolutos y pueden restringirse por motivos excepcionales, como la seguridad nacional y el orden público, también deben seguir la prueba de tres partes establecida en el artículo 19 (3) del PIDCP, incluida la proporcionalidad de la reunión y criterios de necesidad.[27]

En los últimos años, la comunidad de derechos humanos ha intensificado sus esfuerzos por abordar el impacto de los cierres de Internet para estos derechos. El relator especial de la ONU sobre libertad de expresión ha expresado su preocupación por el impacto desproporcionado de los cierres de Internet en el derecho a expresarse de las personas.[28] Una resolución del Consejo de Derechos Humanos (CDH) adoptada por consenso en 2016 estableció que “condena de manera inequívoca las medidas para prevenir o interrumpir intencionalmente el acceso o la difusión de información en línea en violación de las normas internacionales de derechos humanos”.[29] Varios socios de Internet Society también están dedicando importantes recursos rastrear los cierres de Internet que ocurren en todo el mundo y publican investigaciones detalladas sobre el impacto de tales cierres en materia de derechos humanos, inclusive Freedom on the Net 2018: The Rise of Digital Authoritarianism (Libertad en la red 2019: el auge del autoritatismo digital) (Freedom House),[30] Disconnected: A Human Rights-Based Approach to Network Disruptions (Desconectados: un enfoque a las interrupciones de red desde la perspectiva de los derechos humanos) (Global Network Initiative),[31] y The State of Internet Shutdowns Around The World: The 2018 #KeepItOn Report (La situación de los cierres de Internet alrededor del mundo: informe de #KeepItOn de 2018) (Access Now).[32]

Desafíos

El aumento de los cierres de Internet motivados por la política es una de las preocupaciones críticas reflejadas en el informe de Access Now mencionado anteriormente, así como en el Informe global de Internet de 2017[33] de Internet Society, donde el creciente papel del gobierno ha sido identificado como un motor de cambio clave para el futuro de la red. Los desafíos relacionados con el uso de los cierres de Internet por parte de los gobiernos incluyen: 

Seguridad nacional y orden público

Los gobiernos tienen preocupaciones y deberes legítimos para salvaguardar el orden público y la seguridad nacional de sus ciudadanos. Sin embargo, cualquier medida que restrinja la libre expresión o asociación para avanzar en tales objetivos debe mantenerse excepcional, fundarse en el derecho y ser estrictamente necesaria y proporcional para lograr un objetivo legítimo. Durante los cierres, muchos ciudadanos sienten que se están violando sus derechos fundamentales, fomentando el descontento y un sentimiento de inseguridad que puede generar consecuencias negativas para la estabilidad del país.

Observancia transfronteriza

Los gobiernos se enfrentan al desafío de aplicar su legislación nacional en un entorno en línea marcado por plataformas de contenido transfronterizo. En el contexto de una Internet abierta y conectada a nivel mundial, eliminar contenido considerado problemático en una jurisdicción específica no es tan simple como pedirle a un proveedor local que elimine ese contenido. Salvo que puedan conseguir una colaboración efectiva de tales plataformas, esta complejidad transfronteriza puede llevar a algunos gobiernos a optar por el enfoque más severo de cerrar la capacidad de acceso a estas plataformas por completo.

Censura creciente

Si bien los cierres de Internet manejados como una herramienta contundente continúan atrayendo la atención mundial, es probable que técnicas de filtrado de contenido cada vez más sofisticadas se vuelvan más omnipresentes en el futuro. Los algoritmos inteligentes impulsados por el aprendizaje automático ya están propiciando las herramientas de censura en tiempo real en algunas partes del mundo[34], y tal escenario haría más difícil visibilizar y detectar la censura, así como reaccionar frente a ella, debido a que se está haciendo de manera invisible, antes de que llegue la información al usuario. Tales herramientas y políticas restrictivas asociadas ya están siendo exportadas por China a docenas de países en todo el mundo.[35]

Debilitamiento de los compromisos con los objetivos de desarrollo sostenible

Debido al papel de Internet en el avance de los objetivos en materia de políticas públicas, inclusive la educación, la salud y el desarrollo económico, en 2015, 194 países de la Asamblea General de las Naciones Unidas reconocieron a las TIC como un catalizador horizontal para alcanzar los objetivos de la nueva Agenda 2030 para el Desarrollo. Los Objetivos de Desarrollo Sostenible (ODS) de la ONU demuestran el compromiso del mundo con el crecimiento social y económico. En particular, los gobiernos se comprometen a “aumentar significativamente el acceso a la tecnología de la información y las comunicaciones, y se esfuerzan por proporcionar acceso universal y asequible a Internet en los países menos desarrollados para 2020”.[36] Mientras se avanza [37]hacia este objetivo a corto plazo, los cierres de Internet entran en claro conflicto con este compromiso.

Efectividad

Actualmente no hay pruebas de la efectividad de los cierres para resolver los problemas que pretenden abordar, en particular cuando están destinados a restaurar el orden público. De hecho, las investigaciones indican que[38] los apagones de información resultantes de cierres de Internet pueden en rigor generar más violencia, con la sustitución de tácticas violentas que dependen menos de la efectiva comunicación y coordinación por protestas no violentas que se fían de Internet para su organización. También hay numerosos recuentos de daños colaterales provocados por estas medidas, inclusive impactos a los derechos civiles, políticos, económicos, sociales y culturales.[39]

Además, los cierres de Internet tienden a atraer la atención internacional y crean presión sobre los países que los emprenden. Esto se relaciona con el llamado “efecto Streisand”, donde el intento de silenciar voces u ocultar información termina por generar involuntariamente una mayor atención hacia dichas voces e información.

Principios orientativos

Libertad de expresión

La libertad de expresión debe ser la norma, y toda limitación a este derecho, la excepción. El papel central de Internet en la vida social y económica de los usuarios recientemente llevó a las Naciones Unidas a promulgar una resolución que apoya “la promoción, protección y disfrute de los derechos humanos en Internet”.[40] La resolución condena los esfuerzos de los Estados para evitar o interrumpir deliberadamente el acceso a la información en línea.

Debido proceso legal, proporcionalidad y necesidad

Fundadas en lo principios de la legislación internacional sobre derechos humanos, las evaluaciones de proporcionalidad y necesidad deben guiar las acciones de todo responsable político que contemple el uso de los cierres de Internet como herramienta política.

Necesidad significa que toda restricción del acceso a Internet debe limitarse a medidas estricta y demostrablemente necesarias para el logro de un objetivo legítimo. Debe demostrarse que ninguna otra medida lograría efectos similares con mayor eficiencia y menos daños colaterales.

La necesidad también implica una evaluación de la proporcionalidad de las medidas. Toda restricción del acceso a Internet también debe ser proporcional. Una evaluación de proporcionalidad debería garantizar que la restricción sea “el instrumento menos intrusivo entre los que podrían lograr el resultado deseado”.[41] La limitación debe apuntar a un objetivo específico y no interferir indebidamente con otros derechos de las personas afectadas.

Evaluación de costo-beneficio

Hay muchos costos que se deben considerar consecuencia del cierre de Internet, inclusive los económicos, técnicos y sociales, y los gobiernos deben tener en cuenta estos efectos a corto y largo plazo. En la mayoría de los casos, incluso los cierres de corta duración pueden tener implicaciones a largo plazo que se prolongan hasta mucho después de haberse recuperado la conectividad.
La pérdida de la seguridad y confianza en Internet como una plataforma fiable de oportunidades puede hacer que sea difícil
 cuantificar los impactos negativos, en particular respecto de las generaciones más jóvenes que ven la conectividad como un camino hacia su futuro. Además, los cierres también ponen de manifiesto que el gobierno considera aceptable la toma de estas medidas, lo que sugiere que la economía del país no está preparada para unirse a la economía digital global y en última instancia exige a las empresas pensar detenidamente si deberían invertir o instalarse en el país.

Recomendaciones

Los cierres de Internet son, inequívocamente, perjudiciales para la Internet global y las comunidades locales. Los gobiernos deben ser conscientes de que los cierres de Internet afectan a muchos sectores de la sociedad, y es imperativo entablar un intercambio abierto con ellos a fin de buscar formas alternativas de abordar problemas legítimos, en lugar de recurrir a los cierres como herramienta política.

  • Crear una infraestructura resiliente: La comunidad técnica de Internet, los grupos industriales y el gobierno local tienen una función clave que desempeñar en la expansión de soluciones resilientes en materia de conectividad.[42] Los puntos de intercambio de Internet más distribuidos y más numerosos, junto con una mayor diversidad de conectividad a Internet en las fronteras internacionales, harán que sea más difícil y engorroso para los gobiernos implementar efectivamente un único “interruptor general”.
  • Descartar todas las opciones de no cierre: Los gobiernos deben identificar las mejores prácticas para abordar los problemas desde la raíz, priorizando medidas alternativas a los cierres de Internet. Compartir experiencias a nivel inter e intrarregional podría aportar soluciones que no dependan de restricciones al acceso.
  • Medir primero el costo: Los gobiernos deben hacer un análisis de costo-beneficio del impacto que conlleva el costo de los cierres de Internet antes de tomar tal medida. Las interrupciones de la red dificultan la productividad, afectan negativamente la confianza empresarial y pueden ser perjudiciales para las inversiones financieras tanto a corto como a largo plazo.
  • Diversificar las voces: Los inversores y capitalistas de riesgo deberían incorporar el cierre de Internet a su evaluación de riesgos. La importancia de las pequeñas y medianas empresas, incluidas las que están fuera del sector de las TIC, para el futuro de la economía local también debe reconocerse más ampliamente, a la luz de cómo los cierres de Internet pueden socavar por completo su capacidad de operar.
  • Realizar funciones de vigilancia: Las organizaciones cívicas, junto con otros actores, deben seguir rastreando el impacto de los cierres de Internet y desempeñar un papel clave que exija la rendición de cuentas y la transparencia del gobierno en torno a los cierres de Internet. Junto con estos pares, la comunidad técnica debe continuar ampliando sus esfuerzos de monitoreo y medición de Internet y poner a disposición del público las herramientas asociadas. Una mayor capacidad para analizar datos recopilados activa y pasivamente a partir de redes internas y externas puede ayudar a brindar una mayor visibilidad a los cierres de Internet, inclusive su alcance, duración e impacto.

Recursos adicionales

Internet Society (ISOC)

Centro de recursos sobre derechos humanos. https://dev.internetsociety.org/humanrights

Informes

Internet Society Perspectives on Internet Content Blocking: An Overview (Perspectivas de la Internet Society sobre el bloqueo de contenido en Internet: visión general). 2017. https://dev.internetsociety.org/resources/doc/2017/internet-content-blocking/

Internet Society 2017 Global Internet Report: Paths to Our Digital Future (Informe global de Internet de 2017: caminos hacia nuestro futuro digital). 2017. https://future.internetsociety.org/2017/wp-content/uploads/sites/3/2017/09/2017-Internet-Society-Global-Internet-Report-Paths-to-Our-Digital-Future.pdf

Declaraciones y blogs

Turn the Internet Back On in Sudan, and Keep It On (Vuelvan a habilitar Internet en Sudán, y manténganla en funcionamiento). Junio de 2019. https://dev.internetsociety.org/news/statements/2019/turn-the-internet-back-on-in-sudan-and-keep-it-on/

NetBlocks and the Internet Society launch tool to calculate the cost of Internet censorship worldwide (NetBlocks e Internet Society lanzan una herramienta para calcular el costo de la censura de Internet a nivel mundial). Diciembre de 2018. https://dev.internetsociety.org/news/press-releases/2018/netblocks-and-the-internet-society-launch-tool-to-calculate-the-cost-of-internet-censorship-worldwide/

We Won’t Save the Internet by Breaking It (No salvaremos Internet fracturándola). Noviembre de 2018. https://dev.internetsociety.org/blog/2018/11/we-wont-save-the-internet-by-breaking-it/

Joint Statement: Let’s #SwitchItOn and #KeepitOn! (Declaración conjunta: #SwitchItOn y #KeepitOn!) Mayo de 2018. https://dev.internetsociety.org/news/statements/2018/joint-statement-lets-switchiton-and-keepiton/

Internet Shutdowns cannot be a solution to political challenges in Chad (Los cierres de Internet no pueden ser una solución a los desafíos políticos en Chad). Abril de 2018. https://dev.internetsociety.org/blog/2018/04/internet-shutdowns-cannot-solution-political-challenges-chad/

Short-term Internet Shutdown in Bali Tied to Holiday (El cierre de Internet en Bali a corto plazo se vincula a las festividades). Marzo de 2018. https://dev.internetsociety.org/blog/2018/03/short-term-internet-shutdown-bali-tied-holiday/

ISOC Togo Chapter Calls On Togo Government to Restore Internet Access (El Capítulo de Togo de ISOC hace un llamamiento al Gobierno de Togo para que restablezca Internet). Septiembre de 2017. https://dev.internetsociety.org/blog/2017/09/isoc-togo-chapter-calls-togo-government-restore-internet-access/

Internet Society statement on Internet blocking measures in Catalonia, Spain (Declaración de Internet Society sobre las medidas de bloqueo de Internet en Cataluña, España). Septiembre de 2017. https://dev.internetsociety.org/blog/2017/10/response-community-cat-issues/

“The Internet is Home” – Youth voices on why we should keep the Internet on (“Internet es el hogar”: la opinión de los jóvenes sobre por qué deberíamos mantener Internet en funcionamiento). Junio de 2017. https://dev.internetsociety.org/blog/2017/06/the-internet-is-home-youth-voices-on-why-we-should-keep-the-internet-on/

Internet Shutdowns Are Not a Solution to Africa’s Challenges (Los cierres de Internet no son una solución a los desafíos de África). Junio de 2017. https://dev.internetsociety.org/blog/2017/06/internet-shutdowns-are-not-a-solution-to-africas-challenges/

Let’s Keep The Internet On For Everyone (Mantengamos Internet en funcionamiento para todos). 2017. https://dev.internetsociety.org/lets-keep-internet-everyone/

Externos
Informes

Briefing Paper: Myanmar’s Internet Shutdown in Rakhine and Chin States (Documento informativo: El cierre de Internet en Birmania en los estados de Rakhine y Chin). Article 19. Agosto de 2019. https://www.article19.org/wp-content/uploads/2019/08/2019.08.01-Myanmar-Internet-Shutdown-briefing-.pdf

The State of Internet Shutdowns Around The World: The 2018 #KeepItOn Report (La situación de los cierres de Internet alrededor del mundo: informe de #KeepItOn de 2018). Access Now. Junio de 2019. https://www.accessnow.org/cms/assets/uploads/2019/06/KIO-Report-final.pdf

Freedom on the Net 2018: The Rise of Digital Authoritarianism (Libertad en la red 2018: el auge del autoritarismo digital). Freedom House. Octubre de 2018. https://freedomhouse.org/sites/default/files/FOTN_2018_Final%20Booklet_11_1_2018.pdf

Disconnected: A Human Rights-Based Approach to Network Disruptions (Desconectados: un enfoque a las interrupciones de red desde la perspectiva de los derechos humanos). Iniciativa de Red Global. Junio de 2018. https://globalnetworkinitiative.org/wp-content/uploads/2018/06/Disconnected-Report-Network-Disruptions.pdf

The Anatomy of an INTERNET BLACKOUT: Measuring the Economic Impact of INTERNET Shutdowns in India (Anatomía de un APAGÓN DE INTERNET: medición del impacto económico de los cierres de INTERNET en la India). Indian Council for Research on International Economic Relations (Consejo indio para la investigación de las relaciones económicas internacionales). Abril de 2018. http://icrier.org/pdf/Anatomy_of_an_Internet_Blackout.pdf

The economic impact of disruptions to Internet connectivity (El impacto económico de las interrupciones a la conectividad de Internet). Deloitte, Facebook. Octubre de 2016. https://globalnetworkinitiative.org/wp-content/uploads/2016/10/GNI-The-Economic-Impact-of-Disruptions-to-Internet-Connectivity.pdf

Internet shutdowns cost countries $2.4 billion last year (Los cierres de Internet les costaron a los países USD 2,4 miles de millones el año pasado). Brookings. Octubre de 2016. https://www.brookings.edu/wp-content/uploads/2016/10/intenet-shutdowns-v-3.pdf

Internet shutdowns: The risks and opportunities for technology sector investors (Cierres de Internet: los riesgos y oportunidades para inversores del sector tecnológicos). Access Now y ShareAction. Septiembre de 2016. https://shareaction.org/wp-content/uploads/2016/08/InvestorBriefing-InternetShutdowns.pdf

Declaraciones

Cartas conjuntas sobre mantener la Internet abierta y segura (varios países). 2017-2019. https://www.apc.org/en/tags/internet-shutdown

Declaración conjunta sobre el cierre de Internet en los estados de Rakhine y Chin por organizaciones de derechos digitales y otras organizaciones de la sociedad civil. Junio de 2019. https://www.apc.org/en/pubs/joint-statement-internet-shutdown-rakhine-and-chin-states-digital-rights-organisations-and

Keep It On: IFLA pide el fin de los cierres de Internet. Agosto de 2017. https://www.ifla.org/files/assets/faife/statements/ifla_internet_shutdowns_statement.pdf

The Freedom Online Coalition. Declaración conjunta sobre las interrupciones de la red organizadas por el Estado. Marzo de 2017. https://www.freedomonlinecoalition.com/wp-content/uploads/2017/03/FOCJointStatementonStateSponsoredNetworkDisruptions.docx.pdf

Declaración sobre los cierres deliberados de Internet. Escuela de Gobernanza de Internet de África. Octubre de 2016. https://afrisig.org/previous-afrisigs/afrisig-2016/statement-on-an-intentional-internet-shutdown/

Declaración conjunta de la Iniciativa de Red Global y el Diálogo de la Industria de las Telecomunicaciones sobre cierres de redes y servicios. Julio de 2016. http://globalnetworkinitiative.org/news/global-network-initiative-and-telecommunications-industry-dialogue-joint-statement-network-and

La promoción, protección y disfrute de los derechos humanos en Internet. Consejo de Derechos Humanos de la ONU. Junio de 2016. http://ap.ohchr.org/documents/dpage_e.aspx?si=A/HRC/32/L.20

Órdenes de restricción de servicio. GSMA. 2016. https://www.gsma.com/publicpolicy/handbook/consumer-protection

Otros

Rastreador de cierres de Internet de la India, Software Freedom Law Center. https://www.internetshutdowns.in

Campaña #KeepItOn. Access Now. https://www.accessnow.org/keepiton/

Notas

[1]        The State of Internet Shutdowns around the World: The 2018 #KeepItOn Report (La situación de los cierres de Internet alrededor del mundo: informe de #KeepItOn de 2018).
https://www.accessnow.org/cms/assets/uploads/2019/06/KIO-Report-final.pdf

[2]        https://www2.ohchr.org/english/bodies/hrcouncil/docs/17session/A.HRC.17.27_en.pdf

[3]        Adaptado de la definición de cierres de Internet en www.accessnow.org/keepiton/ 

[4]        http://www.telegraph.co.uk/news/worldnews/africaandindianocean/egypt/8288163/How-Egypt-shut-down-the-internet.html

[5]        https://www.accessnow.org/the-state-of-internet-shutdowns-in-2018/

[6]        The State of Internet Shutdowns around the World: The 2018 #KeepItOn Report (La situación de los cierres de Internet alrededor del mundo: informe de #KeepItOn de 2018).
https://www.accessnow.org/cms/assets/uploads/2019/06/KIO-Report-final.pdf 

[7]        Ídem

[8]        Ver lista de declaraciones en las referencias

[9]        https://www.accessnow.org/cms/assets/uploads/2018/06/KeepItOn-Digital-Pamphlet.pdf

[10]       https://journals.uic.edu/ojs/index.php/fm/article/view/5228/4204

[11]       https://twitter.com/DougMadory/status/1138063546942668806

[12]       Cabe señalar que las investigaciones actuales sobre el tamaño de la economía digital o el impacto de la falta de acceso a Internet en las actividades económicas son propensas a riesgos de sobreestimación (por ejemplo, el uso de medios de comunicación alternativos cuando el acceso a Internet no está disponible) y subestimación (por ejemplo, efectos complejos de la cadena de suministro como resultado de la falta de acceso, pérdidas fiscales, pérdida de confianza de los inversores). En ese sentido, los números proporcionados deben entenderse como indicadores de un orden de magnitud, teniendo en cuenta estos límites.

[13]       A modo de ejemplo, la metodología Brookings identifica el tamaño del PBI del país (utilizando los datos del Banco Mundial de 2014), la duración de la interrupción (en cantidad de días) y el porcentaje de la población afectada por la interrupción. Se puede encontrar más información sobre la metodología y otros resultados aquí: https://www.brookings.edu/wp-content/uploads/2016/10/intenet-shutdowns-v-3.pdf

[14]       https://cipesa.org/2017/09/economic-impact-of-internet-disruptions-in-sub-saharan-africa/

[15]       https://www.ericsson.com/en/news/2017/9/mobile-broadband-boosts-the-economy

[16]       https://www2.deloitte.com/global/en/pages/technology-media-and-telecommunications/articles/the-economic-impact-of-disruptions-to-internet-connectivity-report-for-facebook.html

[17]       https://www.exxafrica.com/special-report-the-cost-of-internet-shutdowns-in-africa/

[18]       https://www.pri.org/stories/2019-02-12/zimbabwe-s-internet-crackdown-shows-economic-sabotage-shutdowns

[19]       https://www.washingtonpost.com/world/2019/06/21/sudans-military-has-shut-down-internet-crush-popular-revolt-heres-how-it-could-backfire/

[20]      http://www.nasdaq.com/article/african-rulers-weapon-against-webbased-dissent-the-off-switch-20171017-00062

[21]       http://icrier.org/pdf/Anatomy_of_an_Internet_Blackout.pdf

[22]      Por ejemplo, M-Pesa se ha convertido en un servicio ampliamente utilizado en África, superando los desafíos del sector bancario tradicional. http://unctad.org/en/PublicationsLibrary/dtlstict2012d2_en.pdf

[23]      https://blogs.timesofindia.indiatimes.com/static-variable/digital-payments-and-internet-shutdowns-cannot-go-hand-in-hand/

[24]      https://shareaction.org/wp-content/uploads/2016/08/InvestorBriefing-InternetShutdowns.pdf

[25]      https://icrier.org/pdf/Anatomy_of_an_Internet_Blackout.pdf

[26]      Resolución del Consejo de Derechos Humanos de la ONU A/HRC/20/L.13 (2012): http://tinyurl.com/y7aonaw5

[27]      Pacto Internacional de Derechos Civiles y Políticos (PIDCP), artículo 19 , inciso 3. Más sobre las limitaciones a la libertad de expresión: https://www.article19.org/pages/en/limitations.html

[28]      http://www.ohchr.org/EN/Issues/FreedomOpinion/Pages/SR2017ReporttoHRC.aspx

[29]      Resolución del Consejo de Derechos Humanos de la ONU A/HRC/32/L.20, julio de 2016

[30]      https://freedomhouse.org/sites/default/files/FOTN_2018_Final%20Booklet_11_1_2018.pdf

[31]       https://globalnetworkinitiative.org/wp-content/uploads/2018/06/Disconnected-Report-Network-Disruptions.pdf

[32]      https://www.accessnow.org/cms/assets/uploads/2019/06/KIO-Report-final.pdf

[33]      https://future.internetsociety.org/wp-content/uploads/2017/09/2017-Internet-Society-Global-Internet-Report-Paths-to-Our-Digital-Future.pdf

[34]      https://citizenlab.ca/2016/11/wechat-china-censorship-one-app-two-systems/

[35]      https://www.reuters.com/article/us-global-internet-surveillance/china-exports-its-restrictive-internet-policies-to-dozens-of-countries-report-idUSKCN1N63KE

[36]      https://www.undp.org/content/undp/en/home/sustainable-development-goals/goal-9-industry-innovation-and-infrastructure.html#targets

[37]      https://ourworldindata.org/internet

[38]      https://papers.ssrn.com/sol3/papers.cfm?abstract_id=3330413 

[39]      https://globalnetworkinitiative.org/wp-content/uploads/2018/06/Disconnected-Report-Network-Disruptions.pdf

[40]      Resolución del Consejo de Derechos Humanos de la ONU A/HRC/32/L.20, julio de 2016

[41]       Ver Comité de Derechos Humanos, (1999) sobre libertad de movimiento, párrafo 14.

[42]      Ver el trabajo de ISOC sobre redes comunitarias: https://dev.internetsociety.org/issues/community-networks/

‹ Back

Recursos Relacionados

Informe global de Internet 2014 Resumen Ejecutivo
Gobernanza de Internet5 June 2014

Informe global de Internet 2014 Resumen Ejecutivo

Durante más de 20 años, Internet Society ha defendido la política y las posiciones en materia técnica que promueven el...

Un marco de políticas para una Internet abierta y de confianza
Generar confianza8 August 2016

Un marco de políticas para una Internet abierta y de confianza

Este marco de políticas define un enfoque para abordar las complejidades que implica la construcción de confianza en un entorno abierto tal como es Internet.

Informe de políticas: Las invariables de Internet
Políticas públicas16 October 2016

Informe de políticas: Las invariables de Internet

En la actualidad, Internet ha transformado el modo en que más de mil millones de personas se conectan y se comunican. Y seguirá transformando nuestra economía, infraestructura y vida social a medida que la informática en la nube, Internet de las Cosas y los dispositivos móviles evolucionan de formas inimaginables. Casi nunca hablamos de cómo funciona la red detrás de esta tecnología, así como tampoco nos interesamos por saber de dónde viene la electricidad mientras nuestras luces enciendan. Pero a medida que Internet se convierte en una pieza cada vez más generalizada y fundamental de la infraestructura, debemos entender tanto los desafíos como las oportunidades de la red si deseamos que continúe sirviendo como medio para el empoderamiento social y el crecimiento social. Esto significa que debemos comprender por qué funciona Internet de la forma en que lo hace y por qué no debemos interferir con sus propiedades fundamentales, llamadas propiedades invariables de Internet [1], que no se modifican aunque Internet cambie. Estos principios de arquitectura y reglas estructurales uniformes facilitan la evolución sin interrupciones de Internet.

Join the conversation with Internet Society members around the world